El uso y las aplicaciones del internet forman parte de nuestro día a día. Lo utilizamos para trabajar, comunicarnos, buscar información, hacer compras o por simple entrenamiento.

    Pero junto con el internet, también ha crecido el riesgo de caer en una estafa, sufrir el robo de documentos en nuestra red o la censura por parte de autoridades y gobiernos que restringen el contenido al que podemos acceder mediante la web.

    Debido a ello, en los últimos años se ha popularizado el uso de los servicios VPN, que, aunque originalmente se diseñaron para el ámbito empresarial, hoy se ofertan de igual forma para la pequeña y mediana empresa, o incluso, para usuarios domésticos.

    Pero, primero resolvamos la pregunta obligada, ¿qué es una VPN?

    VPN significa Red Privada Virtual (Virtual Private Networks, en inglés). Básicamente es una conexión que permite enlazar a una computadora, dispositivo móvil o incluso una red completa con otra red en cualquier parte del mundo. De esta forma, podrán compartir recursos propios de una red local, como son: una impresora, una unidad de red, acceso a servidores locales y mucho más.

    ¿Por qué necesito una VPN?

    Usar una VPN resulta ideal para muchos negocios, pero si hablamos nuevamente del usuario doméstico, entonces ¿por qué necesito una VPN?

    Analicemos algunas ventajas:

    • Seguridad: Todo el tráfico pasa por una especie de túnel virtual que codifica la información desde su origen y después la decodifica al otro lado, evitando el robo de datos que no queremos que caiga en manos ajenas.
    • Anonimato: Todas nuestras conexiones a internet quedarán ocultas tras la dirección del servidor que nos ofrece la VPN; es decir, que, si nuestro servicio de VPN se encuentra en Marruecos, por ejemplo, nadie sabrá que en realidad estamos ubicados en Estados Unidos o cualquiera que sea nuestro origen.
    • Privacidad: Nuestro proveedor de servicio de internet (ISP) nunca sabrá para que estamos utilizando el servicio contratado o a qué sitios estamos accediendo, ya que en el registro de la red solo aparecerá que nos conectamos a una sola dirección, nuestro proveedor de VPN.
    • Evitar censura de contenidos: Sin importar si se trata de una censura en nuestro lugar de trabajo o en el país entero, siempre podremos acceder a cualquier servicio que necesitemos mediante nuestro túnel virtual.
    • Conexión remota: Especialmente ventajosa para aquellos que viajan mucho y necesitan conectarse a la red de su centro de trabajo. Los freelancer también aprovechan constantemente estas ventajas.

    ¿Qué protocolos usan las VPN?

    Anteriormente mencionamos, que la seguridad es una de las ventajas de las VPN. Esta se logra gracias a los protocolos que utilizan. Pero, ¿qué son los protocolos? Son una serie de reglas o instrucciones que permiten, en este caso, establecer comunicación entre dos puntos por medio de internet.

    Los más utilizados son los siguientes:

    • PPTP (Point-to-Point Tunneling Protocol): Diseñado con tecnología antigua. Permite conexiones rápidas, pero de baja seguridad.
    • L2TP / IPsec (Layer 2 Tunneling Protocol / Internet Protocol Security): Dos protocolos, que en conjunto ofrecen alta seguridad. Encripta y solicita credenciales a cada uno de los paquetes que se envían de extremo a extremo.
    • IKEv2 (Internet Key Exchange versión 2): Formado por Microsoft y Cisco. Pensado para usuarios que puede perder fácilmente sus conexiones, como los dispositivos móviles.
    • OpenVPN: Protocolo de código abierto muy utilizado en los últimos años. Combina algunas de las mejores características de los otros protocolos y se puede utilizar desde casi cualquier plataforma.

    ¿Es legal usar una VPN?

    Es normal que nos hagamos esta pregunta, en vista de todas las ventajas que ofrece. Por eso, es necesario aclarar que usar una VPN es completamente legal.

    Si así es, ¿por qué algunos servicios de internet o gobiernos de países las prohíben? Algunos servicios de contenido, como YouTube, Netflix o Hulu, por mencionar solo dos, maneja una estrategia comercial basada en la segmentación geográfica del mercado. Así, lo que es posible ver en los Estados Unidos, quizás no sea posible visualizarlo en otros países.

    Pero, cuando hablamos de las restricciones que imponen los gobiernos de algunos países, la cosa cambia. Lo ilegal, no es el uso de una VPN, sino la ubicación del servidor o la red de destino. Normalmente, si un país restringe las conexiones a ciertos servicios que provienen del extranjero, entonces es probable que usar una VPN para acceder a ese contenido, también sea ilegal.

    Estas normativas obedecen a temas de seguridad nacional; por ello recomendamos siempre buscar las leyes reguladoras vigentes en cada país sobre el uso de las VPN.

    Los países que actualmente restringen los contenidos de internet o el uso de una VPN que apunte al extranjero son: Turquía, Emiratos Árabes Unidos, Omán, China, Bielorrusia, Rusia, Corea del Norte, Turkmenistán, Irán e Irak.

    Gratuitos vs Pagados

    En el mundo de la VPN, hay una elección: gratuito o pagado. Pareciera que la opción de un servicio VPN gratuito sería algo suficientemente bueno, pero en realidad, los servicios de VPN gratuitos ofrecen una gran cantidad de fallas en el anonimato y molestias problemáticas, para tratar de ganar dinero, mientras que los servicios de pago por adelantado ya tienen su forma de hacer su dinero.

    Con un servicio gratuito, los proveedores de VPN mostrarán una gran cantidad de características realmente importantes restringidas hasta que pagues, mientras que todo el tiempo añadirán publicidad a tu experiencia de navegación, con el fin de hacer los ingresos por el servicio gratuito.

    Comparando esto con un servicio VPN pagado de nuestro Top 3, que ofrecerá todas las características premium en cuanto se inicie el mes, junto con el soporte técnico, sin anuncios y sin guardar registros, es claro ver que una VPN pagada es algo mucho más efectivo, incluso si tiene un costo inicial.

    ¿Cómo se obtiene una VPN y cuál debería elegir?

    Contratar un servicio de VPN es muy fácil. Solo necesita definir sus necesidades y la plataforma bajo la que configurará el servicio. ¿La usará en su oficina local para conectarse con una oficina remota? ¿Desea usarla en su dispositivo móvil para acceder a contenido multimedia restringido en su zona geográfica?

    Hay muchas opciones disponibles en el mercado. Para ayudarle a elegir la más adecuada para usted, necesita leer las reseñas disponibles en nuestro sitio web y escoger la que más le agrade.

    ¿Demasiadas opciones y poco tiempo para decidir? A continuación, podrá leer sobre 3 de las mejores VPN a su alcance:

    NordVPN

    Permite conectar hasta 6 dispositivos al mismo tiempo y ofrece alta seguridad a muy buena velocidad. Su sitio web y soporte están en español. Sus conexiones integran un ad-blocker y protección antimalware.

    TunnelBear

    Ofrece una cuenta gratis para prueba y sus precios son muy accesibles. Su servicio “GhostBear” se especializa en los bloqueos gubernamentales. Catalogada como una de las VPN más rápidas en el mercado.

    CyberGhost

    Una de las más utilizadas en la actualidad, debido a su practicidad y la opción de elegir manualmente el país de origen del servidor al que nos conectaremos. Ofrece auténticos packs todo incluido a precios muy económicos.