Torrent es un protocolo ideado y diseñado para la descarga de archivos grandes mediante una red de intercambio de pares (o P2P, siglas en inglés de “peer-to-peer”) en donde los usuarios se conectan directamente con otros usuarios para descargar y compartir contenidos.

    Creado por Bram Cohen, el protocolo fue implementado por primera vez en 2001, habiendo tenido tenido varias modificaciones desde entonces. Desde hace ya varios años es la red P2P de intercambio de archivos con mayor tráfico a nivel global.

    La razón principal del éxito de las redes de intercambio P2P es que resulta posible descargar archivos grandes de forma masiva, evitando la saturación que conllevaría hacerlo usando el  esquema tradicional de cliente-servidor. Asimismo, no existen mecanismos dentro de la red que puedan controlar o censurar el contenido que se publica en la misma.

    La diferencia principal entre Torrent y otros protocolos similares como el legendario eDonkey, radica en la velocidad con la cual los archivos de descargan: Entre mayor cantidad de usuarios posean un determinado archivo (incluso partes del mismo), mayor tiende a ser la velocidad de descarga. En esta lectura nos vamos a centrar en Torrent, ya que es el más ampliamente utilizado.

    ¿Por qué debería descargar Torrents de forma anónima?

    El diablo está en los detalles. Entre sus principales desventajas, este protocolo no ofrece protección completa a la privacidad del usuario. De hecho, el usuario se identifica en la red con su IP pública y por lo tanto, es posible rastrear a dichos usuarios mediante su dirección IP.

    El contenido que se descarga también podría ser monitoreado, de no tomarse medidas de seguridad en torno a la configuración del cliente de Torrent. Los usuarios también pueden ser propensos a ataques de diversa índole de no contar con la protección adecuada en sus propios equipos.

    Las asociaciones ligadas a la industria cultural se han manifestado en contra de las redes de intercambio P2P desde sus comienzos, y ya han hecho presión en el pasado para boicotear su uso parcial o totalmente, con resultados mixtos. Aparte de su lucha por penalizar a individuos e incluso gravar injustamente a consumidores mediante leyes relacionadas con la anti-piratería en algunos países; los gremios asociados invierten capital para monitorizar activamente el tráfico en las redes P2P a nivel global.

    De la misma forma que el contenido en las redes P2P no puede ser censurado, tampoco se puede evitar que terceros monitoricen y hagan un rastreo de la actividad de dichas redes. Y aunque sea técnicamente imposible perseguir o criminalizar a todos los usuarios, sí es posible guardar registros de su actividad (o ‘Logs’), y dichos registros pueden ser utilizados en contra de usuarios individualmente por quienes posean dicha información en su poder, a plena conveniencia y en cualquier momento.

    Finalmente, existe una censura de facto aplicada en la forma como muchos proveedores de internet bloquean o dificultan el uso de redes P2P mediante traffic shaping. En resumen, a cualquier usuario de redes de descarga P2P como Torrent le convendría cuando menos, esconder bien sea su identidad al descargar Torrents, o esconder su actividad a su ISP, en los casos en que dichos proveedores bloqueen el tráfico P2P, más aún cuando los segundos colaboren con los primeros.

    Cómo descargar Torrents sin ser monitoreado

    Antes de proseguir, vale la pena destacar que existen opciones de seguridad que nadie debería olvidar configurar en su respectivo cliente Torrent , tales como:

    • Requerir conexión cifrada, evitando que terceros monitoreen lo que se está descargando
    • Deshabilitar la mayor cantidad, o bien todos los métodos de descubrimiento de pares (por ejemplo: DHT)
    • Aplicar listas negras de baneo de IPs, públicamente conocidas por monitorear usuarios u ofrecer contenido malicioso.
    • En casos en que su ISP bloquee las redes P2P, normalmente se cambia al protocolo TCP en vez de UDP, que es el utilizado por defecto.

    Estas opciones varían de acuerdo al cliente, a la red, e incluso al Torrent específico a descargar. En la mayor parte de los casos harán la descarga más lenta (e incluso imposible, cuando hay muy pocos pares o peers compartiendo un mismo archivo), pero en cambio, más segura. Sin embargo, la IP aún será visible en la red tanto por su ISP como por los mismos pares de destino a los cuales se conecta.

    No existe una solución sencilla a este problema, salvo que el tráfico P2P sea enrutado hacia/desde una Red Privada Virtual ó VPN. Al ser un recurso por excelencia para esconder el rastro de nuestras actividades por la Red, también es posible descargar e incluso compartir mediante VPN Torrents, siempre y cuando el proveedor de este servicio posea servidores compatibles para ello.

    Los mejores servicios VPN para una descarga segura y rápida de Torrents

     Hemos preparado una lista de los distintos proveedores de VPN para Torrents analizados a fondo recientemente, la cual está enfocada y en sus características principales, su compatibilidad, el nivel de protección contra rastreo y sobretodo, el rendimiento a la hora de la descarga, un factor clave en la selección final.

    1. NordVPN

    Uno de nuestros favoritos en cuanto a proveedor de servicio VPN se trata, cuenta con soporte para P2P, y existen dos formas de descargar Torrents con esta VPN:

    • Conectarse a un servidor optimizado para P2P desde la aplicación
    • Configurar el cliente Torrent para conectarse vía proxy HTTP ó SOCKS5, utilizando un servidor seleccionado manualmente (que sea compatible con descargas P2P), el nombre de usuario y la contraseña dadas por el proveedor al adquirir la licencia.

    Los usuarios comunes y de la gran mayoría de sistemas operativos, estarán satisfechos con la primera opción, mientras los usuarios avanzados probablemente preferirán la segunda opción, ya que configurando el cliente Torrent se tiene mayor control sobre la conexión. Si se llegara a perder la misma, no habría exposición de IP. Para instrucciones detalladas, consulte la ayuda de NordVPN para configurar el cliente Bittorrent.

    2. ExpressVPN

    El otro de nuestros favoritos, además de ser una opción confiable en cuanto a privacidad, posee compatibilidad para descargar Torrents sin limitación alguna en todos sus servidores. La gran mayoría usuarios no necesitarán configuración adicional alguna, salvo seleccionar un servidor geográficamente cercano y a activar la función “Network Lock”.

    Los usuarios avanzados verán una limitación al usar ExpressVPN, ya que no posee otro método específico para conectarse a redes P2P salvo el anteriormente mencionado. Sin embargo, aquellos que configuran sus clientes sin necesidad de una aplicación bajo GNU/Linux, encontrarán ayuda para poder hacer la configuración del cliente VPN en consola.

    3. CyberGhost

    De igual forma que con NordVPN, los usuarios de CyberGhost, el proveedor VPN insignia por la diversidad de servidores desbloqueados para diversos tipos de streaming (sobretodo en el continente europeo), podrán descargar Torrents de forma tradicional a través servidores optimizados para Torrents en la lista que aparece en la aplicación.

    A diferencia de otros proveedores, CyberGhost ofrece una ayuda detallada para descargar Torrents utilizando su cliente de GNU/Linux vía VPN. Al menos en lo que a facilidad de implementación se refiere, este proveedor resulta ser uno de los más claros al respecto.

    4. Private Internet Access (PIA)

    PIA nos parece una opción a tomar muy en cuenta a la hora de seleccionar un proveedor de servicios VPN específico para Torrents, por diversos motivos:

    • Permite seleccionar servidores optimizados para descargas P2P, lo mismo que los demás proveedores.
    • Es posible configurar el cliente mediante una conexión proxy SOCKS5, al igual que NordVPN
    • Permite el reenvío de puertos en varios de sus servidores, lo que posibilita, además de descargar, para compartir Torrents de forma anónima.
    • Es el primer proveedor VPN que analizamos que cuenta interfaz gráfica para Linux, pero también es posible configurar el servicio vía Systemd o utilizando NetworkManager, lo mismo que la mayoría de los otros proveedores de servicio VPN.

    PIA es, sin duda alguna, una opción a considerar por los usuarios avanzados, en especial los que compartan Torrents. Son visitas obligatorias tanto su Sección de Soporte como su Ayuda para la Configuración Avanzada para comprender sus prestaciones de forma detallada.

    5. IPVANISH

    Por último, otra opción a tomar en consideración a la hora de descargar Torrents. Además de que todos sus servidores son compatibles para descarga de Torrents, posee una gran cantidad de servidores para conexión proxy SOCK5.

    Es de hacer notar que no existe un cliente para Linux, pero en realidad no lo hace menos atractivo si se es un usuario avanzado. Es posible implementarlo en Linux tanto con OpenVPN como mediante una conexión PPTP.

    Junto con NordVPN y PIA, IPVANISH es uno de los pocos proveedores de VPN que hace posible configurar un cliente Torrent sin necesidad de enrutar todo el tráfico de una conexión. Lo consideramos otra opción a tomar muy en cuenta para implementaciones avanzadas.

    Evite el uso de VPNs gratuitas para descargar Torrents

    Como ya hemos destacado en otros artículos de esta web, utilizar proveedores o servicios VPN gratuitos no es recomendable como una estrategia a largo plazo, por los riesgos que conlleva. En el caso de la descarga de Torrents, y al uso en general de redes P2P  para este fin.

    En el mejor de los casos, el usuario estará frecuentemente sometido a velocidades muy lentas de descarga (el mismo Traffic Throttling mencionado anteriormente, pero aplicado dentro de ciertas VPNs) o incluso a no poder descargar Torrents en lo absoluto.

    Sin embargo, esta sería la menor de las complicaciones. Usar VPN gratuitas puede conllevar a cosas como:

    • Caídas eventuales del servicio, donde la ausencia de un botón “Kill Switch” expondría su IP inmediatamente a las redes P2P
    • Filtraciones de IP / DNS (incluso cuando se navega o se descargan Torrents dentro de dicha VPN
    • El rastreo de su actividad en internet (no limitándose a los Torrents) para ofrecer publicidad segmentada.
    • Políticas poco claras en cuanto a privacidad, en donde la información de su actividad eventualmente sería vendida a terceros, y ser usada en beneficio de ellos, cuando no en contra suya como usuario.

    Por tales motivos, su uso es desaconsejable. Los proveedores de servicios gratuitos igualmente cargan con costos de infraestructura, actualización, desarrollo personal y mantenimiento. La forma de retribuir dichos gastos puede ser variada, pero implica algo de valor.

    Bien sea ofreciendo publicidad (que para ser efectiva requiere estar segmentada, y esto requiere conocer los hábitos y el historial de navegación del usuario); o incluso peor, concediendo a terceros acceso indirecto o directo al mismo usuario utilizando la VPN en cuestión, donde sería posible espiar las actividades de los usuarios incluso más fácilmente que si no estuvieran conectados a una VPN.

    Conclusión

    De la lista anteriormente mostrada, todos poseen claras ventajas y desventajas, pero son aptos y cabrían en consideración a la hora de tomar una decisión final, basándose en los siguientes aspectos:

    • Todos son compatibles para descargar Torrents anónimamente y poseen políticas sólidas de privacidad
    • Todos, tienen buen desempeño en velocidad (esto puede variar dependiendo de la ubicación geográfica de quien comparte un Torrent, así que una medición no sería precisa)
    • La mayoría permiten configurar el cliente Torrent para conectarse directamente con sus servidores VPN, sin necesidad de enrutar todo el tráfico (casos de NordVPN, PIA e IPVANISH)
    • A razón de nuestro análisis, PIA sería la primera opción a considerar si necesita compartir archivos de forma anónima mediante la Red Torrent. VPNs que ofrezcan redirección de puertos junto con conexión proxy SOCK5 no son comunes.

    Esperamos que esta lectura haya sido de provecho. Será hasta una siguiente entrega.